El color se nos sube a la cabeza este verano. Nada de mechas discretas o degradadas californianas. Es el momento de improvisar y divertirse imitando ‘looks’ teñidos de rosa chicle, azul cielo o aguamarina. ¿Te atreves?