Los tatuajes están de moda, esto es un hecho, y prueba de ello es que cada vez encontramos diseños más originales, creativos y elaborados a la hora de elegir. Esto es un punto positivo, sin duda, para los apasionados de los tatuajes, pero como con todas las tendencias significativas no puedo evitar hacerme siempre la misma pregunta ¿Resistirán al paso del tiempo?
Hace unos días, por ejemplo, descubrí los trabajos de la ilustradora y tatuadora argentina Candelaria Carballo y la mayoría de ellos me encantan, pero ¿Me atrevería a hacerme algo así? todavía lo estoy dudando.

Internet es un buen escaparate para los tatuadores y a veces puedo pasarme horas sin darme cuenta mirando diseños fascinantes. La oferta es infinita, en color o blanco y negro, discretos, enormes, con aire retro, geométricos, originales, modernos, recargados, extremadamente simples… algunos son realmente auténticas obras de arte, pero muchos tienen en común dejar muy claro que pertenecen a esta década.

Cuando miramos fotos antiguas casi todos tenemos épocas en las que nos vestimos un tanto ridículos o nos hicimos un peinado que hoy preferimos olvidar. Pero el pelo crece, la ropa se cambia… y el tatuaje permanece para siempre, a no ser que lo eliminemos con láser, algo lo suficientemente costoso como para pensárselo dos veces.

Quién sabe, igual soy yo y mi forma de verlo la que se ha quedado anticuada (esto ciertamente es muy muy probable) ¿Qué pensáis vosotras? ¿Os habéis hecho algún tatuaje solamente por su estética? ¿Qué os parecen los nuevos estilos?